prestamos

El sistema de préstamos entre particulares, ¿trampa o solidaridad?

Los préstamos entre particulares son mecanismos de crédito entre personas, sin que existan entidades bancarias por medio. En países como Reino Unido o Estados Unidos ya se han establecido como una alternativa real a la banca tradicional. En España están aún en proceso de lograrlo.

Qué son los préstamos entre particulares

Este tipo de préstamos, conocidos también como P2P, son créditos para personas que necesitan capital y que obtienen de otras personas con disposición y voluntad de prestárselo. Se trata de un sistema donde prestatario y prestamista son personas particulares. Las condiciones específicas del préstamo, los tipos de interés y las cláusulas para la devolución, son decididos y pactados entre estas personas. En este tipo de préstamos P2P, el prestamista particular es el que asume el riesgo, jugando así el papel que tendrían, en la banca tradicional, las entidades prestatarias o de crédito.

Dónde se solicitan los préstamos entre particulares

Internet es actualmente el medio para realizar este tipo de operación crediticia. En la red hay distintas plataformas donde los particulares pueden dirigirse para convertirse en prestamistas o prestatarios de esta actividad. Algunas de las primeras plataformas dedicadas a esta función en Estados Unidos y Gran Bretaña son Zopa, Lendingclub o Prosper. La versión española de este tipo de espacios es Comunitae, que lleva en funcionamiento más de tres años y se acerca a los dos millones de euros prestados.

Ventajas de los préstamos entre particulares

Una de las ventajas principales de este tipo de créditos es que supone la creación de una herramienta de financiación directa para los particulares, sin intermediarios bancarios. El prestamista puede convertir sus ahorros en pequeñas inversiones y colaborar así en una forma de labor social y de solidaridad. El prestatario, por su parte, logra encontrar alternativas de financiación para sus proyectos, con una serie de condiciones consensuadas y pactadas, en lugar de impuestas por una entidad. El índice de morosidad en este tipo de préstamos es inferior al 3%. Su incidencia en los prestamistas es baja puesto que esta labor se lleva a cabo diversificando el riesgo, favoreciendo así la inversión particular en diversos proyectos.

La fuerza internacional del dólar estadounidense

Influencias del dólar en los mercados internacionales

El dólar estadounidense sigue siendo la moneda en circulación que más se utiliza en todo el planeta. Su influencia en los mercados internacionales es indiscutible. Sin embargo, tal autoridad ha sufrido un decrecimiento desde que se iniciara la crisis económica.

La fuerza internacional del dólar estadounidense

Todavía sigue siendo la moneda en circulación más extendida, el dólar estadounidense. Tal es así que la bolsa lo mantiene como la vara de medir para llevar a cabo las diferentes transacciones en cambios de divisas o Forex (por su abreviatura en inglés del término Foreign Exchange). La razón para explicar esta fuerza del dólar es bien sencilla: se trata de una moneda aceptada como método de pago en todos los países. Su influencia en los mercados es patente. Los precios de los productos, en cualquier país, notan las bajadas y subidas del dólar y se ven directamente afectados por dichas fluctuaciones.

La influencia del dólar en España en 2014

Según indican los expertos, la bolsa neoyorquina puede seguir influyendo con contundencia en la española durante 2014. Es bien cierto que el valor del dólar es la materia principal para predecir las posibles subidas y bajadas de los precios de los productos y las exportaciones. Las economías norteamericana y europea divergen cada vez más y la evolución favorable de la primera, que se refuerza desde 2013, está poniéndoselo difícil a la segunda, con una tasa de paro aún en crecimiento, especialmente en España.

China y Brasil reducen la influencia internacional del dólar

Los Brics o países emergentes, como Brasil o China, están suponiendo una rivalidad de importancia para la influencia internacional del dólar estadounidense. El acuerdo anunciado recientemente por estos dos países, para utilizar su propia moneda en el comercio internacional, va a suponer que su actividad económica en dólares quede reducida a casi la mitad. Esta estrategia económica china y brasileña significará, sin duda, un duro golpe para la economía influenciada por el dólar y para su fuerza en los mercados internacionales. El objetivo perseguido por estas economías es lograr cambios de corriente en el comercio internacional y su estrategia supone un gran paso al respecto.

La banca y las nuevas tecnologías

La banca y las nuevas tecnologías

Las nuevas tecnologías están presentes en todos los ámbitos de nuestro entorno. Poder acceder en cualquier momento a la información nos ha facilitado la vida. En la actualidad resulta de lo más común y habitual acceder a las redes sociales y al correo electrónico desde el propio teléfono móvil, así como realizar trámites bancarios o consultar el saldo de nuestras cuentas desde cualquier conexión a Internet.

Las nuevas tecnologías sustituyen a la oficina bancaria

Los cajeros automáticos y las tarjetas de crédito supusieron una revolución importante en el ámbito bancario, ya que permiten al cliente disponer de dinero en cualquier momento. Además, ahorran mucho tiempo, ya que dan la opción de realizar casi todo tipo de operaciones evitando las colas que siempre se forman en las ventanillas de los bancos. Ni siquiera las entidades bancarias han podido resistirse a las comodidades y ventajas que ofrecen las nuevas tecnologías, por ello todos los clientes pueden acceder con su usuario y contraseña a sus cuentas a través de Internet y realizar todo tipo de operaciones como transferencias, pagos, consultas o contratar productos entre otras muchas opciones. El acceso a la banca también ha llegado a los teléfonos móviles y la mayoría de las entidades bancarias ponen a disposición de sus clientes aplicaciones gratuitas para descargar en sus teléfonos y poder consultar sus cuentas en cualquier momento, así como realizar multitud de operaciones sin ningún coste ni comisión.

Bancos que operan exclusivamente online

Con la proliferación de las nuevas tecnologías aparecieron también los bancos que operan exclusivamente a través de Internet. Son entidades bancarias sin oficinas físicas o, bien, la versión online de bancos de prestigio, como puede ser Openbank, filial online del Grupo Santander.

Estos bancos permiten al cliente realizar a través de su oficina virtual todo tipo de operaciones, como si de una oficina tradicional se tratase: apertura de cuentas, contratación de hipotecas, depósitos a plazo fijo, transferencias, domiciliación de pagos, etc. Una de las ventajas más importantes de este tipo de bancos es que no cobran comisiones de servicio de ningún tipo, así como la disponibilidad inmediata y permanente en cualquier momento.

publicación de fotografías

La protección al derecho a la intimidad y la publicación de fotografías

La privacidad de un personaje público puede fácilmente convertirse en el beneficio de un tercero. La distinción entre estos dos aspectos y los límites que los definen son claves para determinar hasta qué punto los medios atentan contra el derecho a la intimidad.

La delgada línea entre interés público y privacidad

Ya sean artículos de opinión o piezas informativas, el concepto de “interés periodístico” es clave para establecer si una información atenta contra el derecho a la intimidad o no. En estos casos, resulta esclarecedor detectar si la información se obtuvo de forma coercitiva o si, a pesar de ser veraz, es ofensiva para sus protagonistas. Todas estas consideraciones se tienen en cuenta diariamente en casos judiciales en torno a la invasión de la privacidad, que puede dar lugar a compensaciones, reclamaciones por daños y perjuicios e indemnizaciones compensatorias. El derecho de un individuo a la privacidad es real, pero da lugar a interpretaciones que se convierten en el mayor obstáculo para frenar la persecución de los medios a determinados personajes. De hecho, el derecho a la intimidad es una adición relativamente reciente a los términos jurídicos. Antes de la era de las escuchas telefónicas, los teleobjetivos y los “paparazzi”, ya se reconocía, sin embargo, que los dispositivos mecánicos de captura de imágenes podían convertirse en una amenaza para la preservación de la privacidad. En la mayoría de países occidentales, los medios de comunicación suelen llevar las de perder en una demanda por violación del derecho a la intimidad. Sin embargo, los propios medios tienen la capacidad de minimizar los daños aludiendo a la supuesta “exposición”, en varios casos voluntaria, de determinados personajes públicos a la prensa. La combinación de beneficio y privacidad suele conformar una mezcla peligrosa en la que los límites son cada vez más difusos.

¿Cómo detectar si la prensa no respeta el derecho a la privacidad?

Por lo general, en países como Estados Unidos se sigue un proceso de dos pasos que sirve para determinar si los medios son responsables de invadir la intimidad de un personaje público. En primer lugar, se debe aclarar en términos jurídicos si se ha cometido delito, es decir, si el proceso de recopilación de noticias, ya sea en texto o material gráfico, ha provocado como resultado una violación real de los principios jurídicos que protegen al individuo. En segundo lugar, habrá que aclarar la responsabilidad de cada una de las partes en el proceso, atendiendo a casos excepcionales como la concesión de inmunidad para determinados artículos o publicaciones cuyo interés público prevalece sobre el supuesto derecho a la intimidad de sus protagonistas. Se trata por lo general de informaciones que no podrían salir a la luz de otro modo o cuyo calado requeriría pruebas para demostrar las informaciones que se quieren hacer públicas, ya que la simple acusación podría derivar en denuncias por calumnias o violación del derecho al honor. En última instancia, corresponde al juez determinar cuál es el interés público de una pieza informativa y decidir qué intereses prevalecen sobre los de la otra parte.

guerras relijiosas

Los conflictos que perduran más allá del tiempo

La historia de la humanidad está plagada de enfrentamientos por los motivos más variados pero que suelen guiarse por motivaciones más o menos frecuentes, entre las que destacan el honor, la identidad nacional y las religiones.

Los orígenes del conflicto religioso

Quizás por su influencia en épocas posteriores y su papel a lo largo de los siglos, los conflictos religiosos hayan sido, y siguen siendo en muchas partes del mundo, el motivo de enfrentamiento más frecuente entre comunidades. Para entender los orígenes del conflicto religioso, es necesario tener en cuenta las particularidades de cada mente individual al tratar con una personalidad y una experiencia religiosa singulares. Cuando estos individuos complejos, con rasgos en común, se concentran en varios centros geográficos, pueden poner en común su experiencia religiosa, ayudando al grupo a desarrollar una expresión social diferente frente al resto. Estas características de la naturaleza humana muestran que la diversidad y el conflicto se revelan como factores habituales en todas las relaciones sociales. Dado que la religión trata con los valores centrales de la experiencia humana, el conflicto religioso está cargado de importancia y sentimientos emocionales.

A modo introductorio, puede ser útil fabricar una visión en perspectiva de los principales conflictos en las religiones mundiales. El hinduismo, la más antigua de las religiones mundiales, ha experimentado varios movimientos de reforma a lo largo de su historia promovidos por individuos “disidentes” dentro del grupo. Mahavira, el hijo de un rajá hindú, se alzó en protesta contra el dominador sacerdote Brahman y sus sangrientos sacrificios de animales. Sus esfuerzos dieron como resultado cambios anecdóticos en el hinduismo, pero en cambio promovieron el inicio de otra religión, el jainismo. Gautama Buda, otro príncipe hindú, rechazó el sistema de castas hereditarias y la ceremonia excesiva del hinduismo. La antigua religión no ha cambiado mucho, pero los esfuerzos de Gautama dieron lugar a otra religión, el budismo. La fe católica ha visto también cómo profetas como Jesús se rebelaban contra el orden establecido y revolucionaban la fe “canónica” de su época. Las diferentes interpretaciones de los textos sagrados y las disidencias dentro de una doctrina han sido a menudo el detonante de guerras sangrientas que han durado siglos y que han utilizado la naturaleza divina para justificar actos condenables.

Una visión general de los conflictos nacionales

Es un hecho que la historia de la guerra es la historia misma de la humanidad. Aunque Cicerón definió la guerra simplemente como “la lucha por la fuerza”, los conflictos armados han modelado el tiempo durante tantos siglos que la “paz mundial” sigue siendo, lamentablemente, una quimera. De hecho, muchos expertos recomiendan hablar más bien de periodos “no violentos”. El avance de las tecnologías ha permitido investigar más en las causas psico-sociales de la guerra y de los conflictos individuales. Aplicaciones como “Historia de los Conflictos”, de Google permiten establecer una línea del tiempo en los principales conflictos de la historia y localizarlos geográficamente, reconociendo patrones en común en batallas aisladas que se superponen y se mezclan en cadenas interminables de guerras y enfrentamientos. Un patrón que servirá en el futuro para determinar qué factores inciden en las sociedades bélicas y pre-bélicas.

problemas sociales en europa

Cuál es el rumbo de Europa

La Unión Europea atraviesa la mayor crisis de su historia sin un rumbo fijo y sin consenso entre los estados miembro. El mismo concepto de “unión” se pone en duda ante el incremento del euro escepticismo y de las tensiones entre diferentes estados. Los próximos movimientos serán decisivos para marcar el rumbo de la comunidad europea.

Las preocupaciones a corto plazo

La Unión Europea ve tambalearse sus cimientos. Su propia entidad y su eficacia se ponen en cuestión. Las convulsiones económicas que afectan a los países periféricos constituyen preocupaciones a corto plazo que pueden derivar en serias fracturas dentro de la Unión Europea. El balance de la situación en países como Italia, España e incluso Francia revelan un horizonte problemático a medio plazo. Ante este panorama, el euroescepticismo crece en diferentes países y los antiguos europeístas empiezan a dudar de si la Unión Europea tiene sentido en su forma actual. La pregunta todavía no ha obtenido una respuesta firme por parte de las autoridades, y el problema del liderazgo parece ser uno de los principales. La necesidad de saber quién marca la pauta en Europa genera tensiones entre estados y convierte a Alemania, la economía más sólida de la Unión, como líder por sorpresa. Las medidas a corto plazo, como la inyección de seguridad a los bonos españoles e italianos por parte del Banco Central Europeo (BCE), considerada por muchos como otra de las soluciones rápidas para aliviar la situación a corto plazo.

Sin embargo, los mercados parecen seguir poniendo en duda, más allá de la capacidad financiera, la capacidad gestora de los países, es decir, el poder para desarrollar acuerdos políticos y fiscales que puedan crear estabilidad en el futuro. El problema, para otros, hay que buscarlo en la década pasada. El establecimiento de una moneda común ha servido para unificar el mercado de divisas europeo pero no ha dado como resultado una unión política más profunda. El resultado ha sido la creación de un sistema con diferentes líderes e intereses encontrados para una sola política monetaria. Si en algo hay consenso, parece ser en afirmar que la situación actual no es sostenible. Según reclaman las voces cada vez más presentes incluso en el propio Parlamento Europeo, la Unión Europea debe fortalecerse o, en caso contrario, acabará rompiéndose.

Aceptar el problema

Para muchos expertos y analistas, implantar soluciones es imposible por el momento a falta de un reconocimiento real del problema. La identificación del problema y de la existencia de estas dos opciones se revela como un paso necesario para tomar una decisión, alejándose de la perspectiva de esperar a que la crisis remonte. En la situación actual, cabría pensar que la Unión Europea ha sido el fruto de una bonanza económica y social que solo funciona en ausencia de dificultades. Para muchos, la solución pasa por la centralización del poder político, es decir, de la cesión de soberanía nacional por parte de cada estado. Para evitar este cambio dramático en la estructura política, algunos expertos abogan por la vía intermedia, es decir, la cesión de parte de las competencias, señalando con especial atención la política exterior, la de defensa y las políticas migratorias. Un Ministerio de Economía europeo podría ser el garante de una estabilidad económica en toda la Unión, pero la voluntad de gran parte de los estados miembro parece todavía lejos de esta realidad, negándose a tomar un camino rumbo al fortalecimiento o a la desaparición.

cultura en España

Análisis de la cultura en España y su abandono

La subida del IVA a la cultura en España ha reabierto el debate sobre la inversión estatal en producciones culturales en comparación con otros países europeos. Las contradicciones y ambigüedades de los nuevos tipos impositivos hacen temer una destrucción paulatina de la cultura en España.

Disparidad en la Unión Europea

Los impuestos culturales vigentes en el entorno de la Unión Europea muestran importantes diferencias entre los estados miembros a la hora de elegir un tipo impositivo para la cultura. En España, contrariamente a lo que cabría esperar, se mantiene el tipo más bajo para los libros impresos, que en la actualidad es de 4%, aunque sigue siendo uno de los pocos países que fija precios mínimos para este tipo de productos. Así, se dan contradicciones como el tener precios de libros más elevados que en Francia aun sometiéndolos a una carga impositiva menor. Al margen de la industria editorial, varios sectores se han sometido, desde el inicio del mes de septiembre a una mayor carga del IVA, es decir, una mayor tasa a pagar por los consumidores. Aunque en situaciones de crisis varios expertos recomiendan evitar la subida de los impuestos al trabajo y reservarlas solo para impuestos al consumo, como en este caso, lo cierto es que, indudablemente, la medida perjudica al consumo, ralentizando aun más la dinamización de la economía.

Otra ambigüedad es la que contempla la aplicación del IVA reducido a los libros impresos y no a los electrónicos. Periódicos y revistas, en cambio, sí que pueden beneficiarse del tipo super reducido del impuesto, de un 4%. Por otro lado, las manifestaciones culturales como la música (ya sea en directo o en soporte físico), el teatro, el ballet y el arte en general verán cómo su IVA pasa a ser el ordinario. En concreto, el IVA que afecta a música y cine es del 10%, dos décimas más que hasta ahora. Los CDs y DVDs están ahora gravados por el tipo ordinario, del 21%. Para los profesionales del sector, esta subida supone otra vuelta de tuerca a la precaria situación de industrias como la discográfica, que ha visto cómo sus ingresos se desplomaban hasta un 75% a lo largo de la última década.

Situación en Europa

Más allá de cálculos prorrateados teniendo en cuenta el nivel de vida y los ingresos de los diferentes países de la Unión Europea, merece la pena detenerse en el llamado VAT (Value Added Tax), el impuesto sobre el consumo, en los países europeos. En Italia, como en España, el libro impreso está gravado por una tasa del 4%, mientras que en Luxemburgo esta cantidad se reduce al 3%. Las cifras son variables hasta alcanzar máximos como el de Dinamarca, que tiene un VAT del 25% para todos los productos. En Francia, se hace una distinción entre el contenido del libro: los pornográficos o violentos deben pagar un 19,6% de impuestos, frente al 7% de los restantes. La ambigüedad del libro electrónico parte de la consideración de que estos productos se consideran “servicios de medios electrónicos” y no parte de la industria cultural. Algunos países han optado por hacer caso omiso de esta diferenciación, como Francia y Luxemburgo, manteniendo sus impuestos del 7% y del 3%, frente al 21% que se aplica en España.