Inicio Buena literatura Buena Literatura: El extranjero

Buena Literatura: El extranjero

31
0

Meursalt es el personaje central de la historia. Trabaja en Argel y al morir su madre en un asilo de ancianos tiene que regresar a París. La entierra y vuelve a su trabajo, a su rutina diaria, sin extrañarse de lo ocurrido, sin sentir pena ni recordar a su madre, cuya edad, además, declara no conocer según le dice a varios vecinos.

Ocurre un confuso accidente y Meursalt mata a un árabe; lo detienen y lo enjuician. Lo sentencian, finalmente, y va a prisión.

Meursalt no demuestra ningún arrepentimiento; en realidad no tiene sentimientos: es un extranjero. Ha vivido aislado, aburrido, acostumbrado a la vida sedentaria, sin instantes de felicidad ni momentos de sufrimiento, como todo humano normal. Es un hombre sin aspiraciones, muerto en vida.

Camus con esta obra inflinge un duro cuestionamiento a la humanidad después de la segunda guerra mundial: la desolación derivada del enfrentamiento bélico hace que el hombre se vacie de ternura y sentimientos; la representación de la indiferencia con la propia vida y el contrasentido que ello implica.

El extranjero constituye un resumen del hartazgo de vivir, de su monotonía y de la falta de estímulo; del desamor y la indiferencia humanos, expresados en las actitudes de Meursalt cuando muere su madre y la entierra sin demostrar pena, y cuando recibe la sentencia judicial por haber matado a un semejante sin tener ningún remordimiento.

Camus fue un defensor, en su tiempo, de la libertad del hombre y, también, un notable animador del debate y de la reflexión alrededor del destino de la humanidad y de la búsqueda de la felicidad, no obstante la engañosa indiferencia que, por su origen argelino, suscitaba entre algunos de sus contemporáneos.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here