Inicio Buena literatura Buena Literatura: La historia del buen viejo y la bella muchacha

Buena Literatura: La historia del buen viejo y la bella muchacha

40
0

Italo Svevo. Editorial Acantilado. 100 páginas

La obra trata del enamoramiento, y del sufrimiento, de un viejo por una muchacha. El viejo –así, a secas, sin nombre– recibe un día la visita de una señora acompañada de su joven hija, pidiéndole trabajo para ésta. Se inicia, entonces, una extraña relación que le da título a la novela.

El viejo se enamora de la muchacha pero ella de su dinero, del confort y bienestar que le proporciona convivir con él.
Claro que la historia se entremezcla: el viejo se aleja de la chica, se hastía de ella en busca de su soledad. Y es que se siente maltratado por la muchacha, sabe de su belleza, conoce que es atractiva, le consta su pasión. Intuye que lo engaña y lo confirma finalmente. Sin embargo, el viejo vuelve a sentir la necesidad de la ternura y compañía de la atractiva joven.

Lo que Svevo, cuyo verdadero nombre era Ettore Shmitz, empresario dedicado a menesteres comerciales, quiere con esta obra es plantear descarnadamente, en toda su humana dimensión, el tema de la vejez. En el diálogo interior del viejo, repetidas veces, él alude al envejecimiento, a los dolores que produce, al deterioro del cuerpo y de la mente y, al mismo tiempo, a la necesidad de que se reconozca y respete ese fenómeno natural, que nada tiene de enfermedad ni de despreciable.

Es más, Svevo, autor de comienzos del siglo pasado, con la historia que nos cuenta lo que hace es evidenciar la humanidad de la vejez, la necesidad de que siga teniendo amor y pasión, compañía y aprecio. Lo dice el mismo viejo –personaje central– en la novela, con esta expresiva interrogante: “¿Enfermedad, la vejez? ¿Enfermedad una parte de la vida? ¿Y qué sería entonces la juventud?” El mensaje es claro e inequívoco: la vejez es necesaria para el equilibrio de la humanidad.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here