Inicio Buena literatura Buena Literatura: Sale el Espectro

Buena Literatura: Sale el Espectro

38
0

Philip Roth. Editorial Mondadori, 254 páginas

Otra vez, Nathan Zuckerman es el personaje de la reciente novela de Philip Roth. Ahora, sin embargo, es el escondido sujeto que sale de vivir solo y aislado, en una cabaña del bosque, para viajar a New York, la gran ciudad, a fin de someterse a una operación urgente de su vejiga.

Zuckerman había emigrado a una vida solitaria, tranquila, dedicada a leer y escribir, por razones de seguridad: había recibido repetidas amenazas por su condición de judío. Ahora, nuevamente en la metrópoli, el personaje quiere quedarse. Se relaciona con una pareja de jóvenes escritores con quienes acuerda durante un tiempo canjear sus viviendas: Zuckerman se quedará en el departamento de New York y ellos vivirán en la cabaña. Mientras definen ese acuerdo, Zuckerman ve renacer su apetito por la belleza femenina. Vuelve a declararse amante de las mujeres e intenta, en sueños y en la realidad, en una mutua alimentación, seducir a Jaime, la muchacha escritora, que admira los libros escritos por él y que desea refugiarse en la soledad del bosque por su rechazo a la reelección de Bush y a lo que los republicanos recalcitrantes representan en norteamérica, que acaba de ocurrir.

La obra trata, también, de la vida de un escritor fallecido, notable y olvidado, –E.I. Lonoff se llamaba– al cual se quiere hacer eterno mediante una biografía que está preparando un joven estudiante, quien descubre, sin embargo, que ese héroe de las letras americanas, en su momento, cometió incesto y que antes que gloria literaria había que comunicar esa vileza humana.

A todo esto, Zuckerman, que se había operado, comienza a sentir el dolor y la humillación de la vejez, a sentirse inservible, deteriorado, incluso para el amor, no obstante su deseo y la pasión que desea mantener vigente.

Roth, nuevamente, con su pulcra escritura, su lenguaje directo y concreto, nos muestra en esta obra la preocupación del hombre por su destino, la inquietud por su futuro final: por eso sale el espectro.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here